Este diminuto dron utiliza una antena de polilla real para olfatear los productos químicos objetivo


A veces, simplemente no vale la pena intentar superar a la madre naturaleza. Tal parece haber sido el juicio de los ingenieros de la Universidad de Washington, quien, deplorando la ausencia de sensores químicos tan finos como las antenas de una polilla, optó por reutilizar la biología de la polilla en lugar de inventar nueva tecnología humana. He aquí el «Smellicopter».

Montado en una pequeña plataforma de drones con prevención de colisiones y otra lógica incorporada, el dispositivo es un prototipo de lo que podría ser una fusión muy prometedora de ingenio artificial y natural.

«La naturaleza realmente saca del agua nuestros sensores de olores hechos por humanos», admite la estudiante de posgrado de la Universidad de Washington Melanie Anderson, autora principal del artículo que describe el Smellicopter, en un comunicado de prensa de la universidad. Y en muchas aplicaciones industriales, la sensibilidad es de suma importancia.

Si, por ejemplo, tuvieras un sensor que pudiera detectar partículas tóxicas en una fracción de la concentración de la detectable por otro, sería una obviedad utilizar el más sensible de los dos.

Por otro lado, no se trata de entrenar a las polillas para que vuelen hacia columnas de gas tóxicas e informen de sus hallazgos. Así que el equipo (con cuidado) quitó la antena de una polilla halcón común y la montó a bordo. Al pasar una corriente de luz a través de ella, la plataforma puede monitorear el estado general de la antena, que cambia cuando se expone a ciertos productos químicos, como los que una polilla podría querer seguir, tal vez el aroma de una flor.

Véalo en acción a continuación:

En las pruebas, la construcción cibernética de la máquina polilla funcionó mejor que un sensor tradicional de tamaño y potencia comparables. Las células de la antena, excitadas por las partículas que flotan sobre ellas, crearon una señal rápida, confiable y precisa para los químicos que están diseñados para detectar. “Reprogramar” esas sensibilidades no sería trivial, pero no sería imposible.

El pequeño dron tiene una ingeniosa ingeniería para mantener la antena apuntando contra el viento. Si bien quizás los sensores de presión y los giroscopios podrían haber funcionado para mantener la nave apuntando en la dirección correcta, el equipo utilizó el enfoque simple de un par de aletas grandes y ligeras montadas en la parte posterior que tienen el efecto de girar automáticamente el dron contra el viento, como un Veleta. Si algo huele bien de esa manera, se va.

Es en gran medida un prototipo, pero este tipo de simplicidad y sensibilidad sin duda son lo suficientemente atractivos para clientes potenciales como la industria pesada y el ejército, por lo que el equipo tendrá ofertas pronto. Puede leer el artículo que describe el diseño del Smellicopter en la revista IOP Bioinspiration & Biomimetics.



Fuente: TechCrunch

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad