Google Maps se volvió mucho más preciso (y colorido)


Si ha utilizado Google Maps durante algún tiempo, probablemente haya notado una peculiaridad ocasional: a menos que esté utilizando la vista de satélite, los colores de los mapas no reflejan necesariamente las características naturales del mundo real. Claro, las calles y las esquinas estarán donde se supone que deben estar, pero las áreas «verdes» marcadas como parques a veces no coinciden con el medio ambiente, digamos un parque que en realidad es un desierto.

Google lanza hoy una actualización de Maps que lo ayuda a reflejar mejor los entornos reales. La actualización mostrará características naturales más cercanas a cómo aparecen en las imágenes de satélite; los parques serán verdes, los desiertos arenosos serán de color beige, las cumbres nevadas serán blancas.

En la imagen de arriba, puedes ver cómo el paisaje de Islandia refleja mejor su apariencia del mundo real. Del mismo modo, el desierto de Sedona, Arizona, en realidad parece un desierto:

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies