Operaciones de información impulsadas por IA y nueva ciudadanía



La información digital es poder, y hoy los ciudadanos tienen este nuevo poder al alcance de la mano, canalizado a través de reacciones, comentarios, compartidos, guardados y búsquedas en nuestras plataformas digitales cotidianas. Sin embargo, este nuevo poder es omnipresente y sus efectos directos siguen siendo ofuscados por las cajas negras de los gigantes tecnológicos impulsadas por la inteligencia artificial.

Desafortunadamente, muchas veces estamos demasiado ansiosos por decirle a Mark Zuckerberg, Sundar Pichai o Jack Dorsey cómo cambiar las políticas y algoritmos de su plataforma para hacer del mundo un lugar mejor, pero al mismo tiempo no respondemos a esto:

¿Cuáles son nuestras responsabilidades como ciudadanos en esta nueva realidad en la que lo digital y lo físico, lo político y comercial, lo privado y lo público se entrelazan a la perfección?

Hoy en día, los ciudadanos necesitan nuevas habilidades para comprender el poder complejo y multidimensional de la información digital y su relación con la sociedad democrática.

Ecosistema de información impulsado por IA y nueva ciudadanía

Tratar de estar al día sobre lo que sucede a nuestro alrededor es una condición humana. Hoy, todos están tratando de usar esa condición para llamar su atención. Y cada vez más Los sistemas algorítmicos impulsados ​​por inteligencia artificial deciden qué tipo de información le llega.

La forma en que la información emerge en su atención ha cambiado. La forma de consumir información ha cambiado. La forma de evaluar la información ha cambiado. Y la forma en que puede reaccionar ante la información ha cambiado.

El control de la información siempre ha sido el poder, o conectado al poder. Las operaciones de información amplificadas algorítmicamente de hoy en día funcionan con esteroides.

En las campañas electorales mundiales de hoy, se gastan cantidades de recursos sin precedentes en plataformas digitales, tratando de apuntar a las personas adecuadas en el momento adecuado en el lugar adecuado. Una operación de información en las redes sociales puede hacer que millones de personas salgan a las calles bajo el mismo estandarte en todo el mundo. O se puede usar una aplicación de video social de origen extranjero para afectar cómo la gente participa de manera impredecible en un evento político local.

Al mismo tiempo, poderoso propaganda computacional personalizada puede llegar a usted día y noche dondequiera que esté. Las personas, organizaciones y máquinas detrás de las operaciones de información maliciosa están usando, haciendo mal uso y abusando de las plataformas principales actuales, como Facebook, Twitter, Instagram y Youtube, para difundir material radicalizador en todo el mundo.

Como resultado, la forma en que puede manifestar su ciudadanía en línea y fuera de línea ha cambiado. A través de sus interfaces y flujos de información algorítmica, tiene el poder de influir, directa e indirectamente, en las opiniones y elecciones de otras personas, en las encuestas y en las calles.

Este cambio fundamental afecta su capacidad para utilizar sus herramientas y servicios digitales de forma ética y sostenible.

Nuevas habilidades ciudadanas: alfabetización en datos, alfabetización en algoritmos y alfabetización en medios digitales

Ninguna plataforma o tecnología por sí sola puede resolver los desafíos socio-tecnológicos causados ​​por operaciones de información y propaganda computacional. El desarrollo de métodos contra la propaganda digital requiere una colaboración multidisciplinaria internacional entre empresas de tecnología, academia, poderes sociales, medios de comunicación e instituciones educativas.

Pero, para llegar realmente al fondo del problema, debemos recordar que independientemente de la enorme poder de los gigantes tecnológicos o las nuevas regulaciones que afectan las plataformas de redes sociales, las personas tienen un papel crucial en hacer que nuestras plataformas digitales sean más seguras para todos.

Es importante destacar que se requieren nuevas habilidades ciudadanas para ayudar a las personas a actuar de manera más responsable en las plataformas digitales.

Primero, la alfabetización de datos y la alfabetización de algoritmos son necesarias para comprender las cualidades y efectos básicos de los datos y algoritmos que están constantemente en funcionamiento, influyendo directamente en lo que ve, piensa y hace en línea y más allá.

La alfabetización de datos le permite evaluar y observar sus rastros de datos y su uso en diferentes sistemas. La alfabetización algorítmica le brinda una idea básica y una conciencia sobre cómo los diferentes sistemas impulsados ​​por IA personalizan su experiencia y cómo se utiliza el poder de los algoritmos para influir en sus interpretaciones, expectativas y toma de decisiones. Estas habilidades también lo hacen más consciente de sus propios derechos (de datos) en las plataformas digitales.

¿Podría alguien diseñar y desarrollar una herramienta atractiva que le ayude a adquirir conocimientos sobre datos y algoritmos, siendo al mismo tiempo tan sin fricción como las principales aplicaciones sociales de hoy?

En segundo lugar, la alfabetización en medios digitales actualizada le permite dar más sentido a sus feeds que son un bricolaje algorítmico en constante cambio de serios y entretenidos, hechos y ficción, noticias y marketing, así como desinformación y desinformación.

La alfabetización en medios digitales le permite reconocer operaciones de información benignas y maliciosas y diferenciar entre la difusión deliberada de desinformación y el intercambio inconsciente de información errónea. En resumen, le permite ser más reflexivo al reaccionar a las distintas operaciones de información que experimenta en línea.

Es importante destacar que los usuarios más conscientes de los datos, informados sobre algoritmos y alfabetizados en medios digitales pueden exigir opciones más sostenibles y éticas de sus plataformas digitales. Al mismo tiempo, necesitamos una nueva práctica de diseño de experiencias ciudadanas que traiga pensamiento centrado en el ciudadano y valores en el núcleo mismo del diseño y desarrollo de la IA.

Es hora de comenzar a hablar de manera más seria y reflexiva sobre las responsabilidades de las personas y las nuevas habilidades ciudadanas que se requieren en las redes sociales y las plataformas tecnológicas actuales. A largo plazo, estas nuevas habilidades ciudadanas emergentes serán cruciales para las sociedades democráticas de todo el mundo.

Publicado el 25 de febrero de 2021-22: 00 UTC





Fuente: TNW

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad